sábado, 7 de febrero de 2015

Édouard Louis. 'Para acabar con Eddy Bellegueule'

Para acabar con Eddie Bellegueule

Édouard Louis

Ediciones Salamandra

Traducción: María Teresa Gallego Urrutia

Salí corriendo de repente. Sólo me dio tiempo a oír a mi madre, que decía Pero ¿qué hace ese idiota? No quería estar con ellos, me negaba a compartir con ellos ese momento. Yo estaba ya lejos, había dejado de pertenecer a su mundo, la carta lo decía. Salí al campo y estuve andando gran parte de la noche: el ambiente fresco del norte, los caminos de tierra, el olor de la colza, muy intenso en esa época del año. Dediqué toda la noche a elaborar mi nueva vida, lejos de allí.

«La verdad es que la rebelión contra mis padres, contra la pobreza, contra mi clase social, su racismo, su violencia, sus atavismos, fue algo secundario. Porque, antes de que me alzara contra el mundo de mi infancia, el mundo de mi infancia se había alzado contra mí. Para mi familia y los demás, me había convertido en una fuente de vergüenza, incluso de repulsión. No tuve otra opción que la huida. Este libro es un intento de comprenderla.» Édouard Louis

Casi unánimemente la crítica de Para acabar con Eddy Bellegueule ha sido favorable. Es cierto que este libro muestra y denuncia la ideología de cierta clase pobre, sucia, homófoba y racista —el padre violento casi siempre pegado al dios televisor; el colegio, violento y estúpido hasta el absurdo—, con una atención al detalle que a menudo deja helado al lector.
El libro se lee como el argumento de un proyecto vital, y se vislumbran pedacitos de la vida de un homosexual hijo de la baja prole. Este libro —y no es la menor de sus cualidades— no sólo pone narrativamente en primer plano al joven Eddy, sino que da voz a tantas fugas silenciosas, tantos odios que desembocaron en sentimientos de culpa. Sin embargo, a pesar de —o debido a— esta proximidad con el lector, tanto Para acabar con Eddy Bellegueule como la cantidad críticas ditirámbicas que ha recibido me ponen en guardia; diré por qué. No niego ni el valor de su autor ni la singularidad de su historia, pero si tenemos en cuenta a otros que también concibieron un libro pretendiendo el afán de universalidad, la lectura se vuelve más importante que las intenciones que llevaron a la escritura.
La crítica saluda el "grito de ira" de Édouard Louis, "su disgusto por el mito —persistente— de que los proletarios son como bestias valientes que ansían el agradable y profundo gusto por la buena vida", al tiempo que invalida la forma en que sus padres ("el padre [...] homofóbico, por supuesto”) y todo su entorno social (que "probablemente no se leyó la novela”) se comportan. Esta crítica burguesa helada ante el terror que siente por la “violencia” de los trabajadores, temblando ante la dura realidad de la pobreza, pretende, en esta ocasión, descubrir una salida. Y exhala un suspiro de alivio: ¡menos mal!, Eddy (Edward) se salva; pudo llegar al otro lado, gracias a los "maestros sobresalientes" y a la escuela republicana francesa. Edward huyó y eso es bueno, porque “a veces es difícil resistirse a huir”. The End, final feliz.
Así, por unanimidad, y por una buena razón, al describir un mundo de paletos incultos y violentos, Édouard Louis dibuja el hueco que facilita una salida hacia un universo burgués, moderno y apaciguado. El oscuro submundo de la plebe en esta historia se encuentra con el mundo luminoso de la clase dominante, urbana y educada, que, entre otras cosas, publica libros y escribe reseñas en las mejores revistas. Eddy, por lo tanto, es otra opción —o la suya o morir— por la que salir de las tinieblas a la luz. Sólo hay una posibilidad de superar esta distinción clase: la fuga. Sin embargo, lejos de ser subversivo, el relato de esta historia de éxito reasegura el dominio de los códigos burgueses y sus símbolos (otra vez) diciendo que son estos los únicos que tenemos para luchar "para salir adelante", y (re) crear la ilusión de que esos caminos son accesibles para todos.
Sin embargo, si esta separación legítimamente permea la subjetividad del novelista, no es así siempre en la realidad. No hay salidas laterales, ni necesariamente el pobre rural es racista mientras que el otro, urbano, burgués, necesariamente tolerante. A menudo veo desprecio en el mundo de los que tienen y saben. Estos son los que admiran la valentía excepcional de Eddy Bellegueule en esta novela, sin siquiera cuestionar la propia naturaleza de esta excepción. Para Édouard, Louis es un superviviente en una república que ha abandonado desde hace mucho tiempo la idea de abrir otras rutas a los jóvenes que no sean las de la reproducción de su clase. El autor-narrador-protagonista (las fronteras son difusas) encontró la fuerza para derrocar al estigma de la homosexualidad y la oportunidad de conocer a algunos maestros de valía, pero ¿qué pasa con todos los demás? Para un Eddy Bellegueule salvado, ¿cuántos son sacrificados? El número de hijos de desempleados y trabajadores en las escuelas y universidades es reducido. Porque los que tienen poder no tienen ninguna intención de compartir, ni de ver sus valores discutidos por la advenimiento de extraños a su clase. La “paz social” se basa en la aceptación silenciosa de la desigualdad creciente y persistente. Lejos de molestar al orden establecido, la gran historia de alguien impecable, brillante, fantástico, ayuda a exonerar a los herederos de este sistema. Para acabar con Eddy Bellegueule es su buena conciencia del momento actual.
Y eso es bueno: el autor ya no está enojado con sus padres, se trasladó al otro lado de la barrera y "su libro lo excusa todo”. Pero el perdón no exime a los verdugos de la ira contra los ricos, contra los que acumulan privilegios, y contra este sistema que, por cada promesa de opulencia, hunde en la pobreza a los demás. Para terminar “realmente” con Eddy Bellegueule, es inútil tratar de erradicar todo lo que de popular hay en sí mismo, tampoco mostrar simplemente la realidad de la propia salvación ante la violencia y el odio, sino que debe combatir las raíces.